Cómo conseguir mejor cobertura con tu móvil

11/01/2018

Si vives en una casa o trabajas en una oficina donde la cobertura de datos o de voz es un problema, te enseñamos a intentar solucionar y mejorar la situación

Quizá vivas en una casa con mala cobertura o que el operador que has elegido no es el mejor, o quizá tengas buena cobertura en casa pero mala en la oficina, o que temporalmente te ocurra que no consigues que tu móvil conecte bien a Internet.

El primer consejo sería que pruebes con otros operadores, puede ser la opción más sencilla. Pero si no puedes o no quieres, hay otras opciones

Pone las señales de que la conexión funciona, con el indicador de “4G” o “H” (HDSPA) o “3G” o similar, pero va lento. No consigues ver ni un vídeo, ni descargar con normalidad. Para los problemas con la Wi-Fi te recomendamos recientemente varias soluciones fáciles e interesantes, ahora vamos a intentar solucionar tu conexión celular con algunos consejos.

 
1.

Lo básico que tienes que saber

No instales ninguna aplicación que prometa mejorar el rendimiento de tu red inalámbrica. Ninguna es efectiva más allá del placebo de creer que funciona mejor porque has instalado algo. Los smartphones modernos con sistemas operativos como Android o iOS ya están pensados para optimizar todo lo posible la recepción de cobertura.

No instales ni compres ninguna aplicación que prometa aumentar la cobertura. No funcionan

La cobertura es una cuestión física impepinable. Cuantos menos obstáculos entre la antena y tú, mejor. El espectro utilizado está pensado para atravesar mejor las paredes pero tampoco es magia. En este sentido, funcionan igual los sistemas de datos que los de llamadas.

El otro punto básico es la congestión de la señal. Cada día mejora la tecnología y una misma antena puede gestionar más usuarios y más datos, pero a algunas horas podrás notar que es más débil. No hay mucho que hacer entonces, espera a que haya menos gente saturando la red, esto es un problema especialmente notable en manifestaciones, eventos deportivos o conciertos.

2.

Identificar dónde es más fuerte la señal

Lo primero será averiguar la fuerza de la señal, medida en dBm (decibelio-milivatio) que es la unidad utilizada por los smartphones y cualquier instrumento similar. Las “barritas” no sirven, son una medida muy tosca y no son proporcionales (”dos barras” no significa cobertura el doble de mejor que “una barra”). El valor en dBm recibido por tu teléfono tiene que ser negativo, tradicionalmente entre los -50 y -100 dBm, por encima de este nivel (de -100dBm, -110dBm, -120dBm, etc) significa una señal menos fuerte.

Para verla en Android, tienes que ir a Ajustes > Teléfono (o Acerca) > Estado > SIM (o Red). En iOS tendrás que abrir la aplicación de teléfono y llamar al número *3001#12345#*. Una vez hecho eso, el iPhone abrirá el modo de pruebas de campo y podrás ver los dBm en la esquina superior izquierda. Cuando tengas esta información, muévete por la casa o la oficina despacio buscando lugares oscuros con menor señal (-100dBm, -120dBm) y otros con mejor señal (-50 ó -80dBm, por ejemplo). Intenta utilizar el móvil desde esos lugares cuando la conexión funcione peor.

 

3.

Cosas menos obvias

Apagar el Bluetooth no va a mejorar la cobertura pero por ejemplo tener un buen nivel de batería sí. Cuando los móviles tienen la batería al mínimo, los fabricantes intentan exprimir al máximo los minutos restantes, disminuyendo la potencia del módem que regula tus datos. Pon el móvil a cargar y debería funcionar algo mejor.

Agarrar el móvil mal es un problema también, intenta probar diferentes posturas con los dedos, por ejemplo midiendo la fuerza de la señal como hemos indicado antes mientras pruebas diferentes métodos de sujeción, cada móvil tiene las antenas en un sitio distinto y hay que probar. Por cierto, si tienes una funda sencilla puede mejorar la señal, pero usar una carcasa muy protectora o incluso metálica puede ser contraproducente.

Agarrar el móvil con presión o tener la batería muy baja puede reducir la señal

¡Usa la Wi-Fi! Si tienes problemas para llamar por la línea normal, haz una llamada de VoIP a través de alguna aplicación como WhatsApp, Skype o FaceTime. La otra persona necesitará estar conectada a una red de datos o una Wi-Fi, pero al menos podréis hablar en paz.

Si tienes problemas en la oficina y el problema persiste, al ser un edificio viejo con muros gruesos, considera decirle a tu jefe que instale una célula propia. Son caras pero pueden ser rentables a largo plazo si en el trabajo operáis con teléfonos móviles. Habría que ponerse en contacto con la compañía telefónica para gestionar la instalación, aunque también hay unidades pensadas para hogares que pueden funcionar mucho más baratas. No son más que meros repetidores y amplificadores de señal digital.

Por último, si todo lo anterior falla, te dejamos con dos consejos. Si tienes un móvil muy viejo puedes cambiarlo por uno nuevo que tenga mejores antenas. Puede ser crucial en casos extremos, pero no suele haber diferencia entre dos smartphones relativamente similares. También recuerda el primer punto: cambiar de operador. Habla con tus vecinos para saber si ellos tienen buena cobertura o con tus compañeros de oficina. La diferencia puede llegar a ser abismal.