11/01/2018

¿Es el Google Pixel 2 el mejor teléfono Android del momento?

Tras probar intensivamente el terminal de la empresa californiana repasamos sus principales claves

No es ningún secreto que gran parte del éxito del iPhone tiene que ver con lo mismo que hizo del Mac un ordenador especial: Apple crea el software y el hardware de ambos dispositivos. Google quiso hacer lo mismo desde que lanzó el primer Pixel. En la segunda generación de estos teléfonos ha ido más lejos.

A pesar de que Android es el sistema operativo más popular del mundo, la horma de su zapato sigue siendo que está concebido para dispositivos muy dispares. Lo que lo hace menos eficiente en muchos sentidos que iOS de Apple. El Google Pixel 2 en su versión estándar y XL, con un hardware de vanguardia diseñado por Google gracias a la colaboración con ingenieros de HTC, intenta ofrecer lo mismo: lo que favorece sobre todo un ciclo de actualizaciones mucho más intenso.

Además, la empresa de Mountain View es conocida sobre todo por estar especializada en el desarrollo del software. Y eso se nota en este terminal, en nuestro caso hemos probado el Google 2 XL. Sus avanzados algoritmos de tratamiento de las imágenes que capta su cámara hasta el uso que se hace la inteligencia artificial en ciertas aplicaciones del sistema, dejan claro que estamos ante un teléfono cuyo punto fuerte es el software.

Aunque no debemos menospreciar en absoluto el hardware de este terminal. Pues cuenta con un procesador Snapdragon 835, una pantalla Oled de seis pulgadas con dimensiones 18:9, cuatro gigas de ram y 64 de almacenamiento interno, batería de carga rápida de 3520 mAh (ningún problema para alcanzar con ella un día de uso intensivo), lector de huellas dactilares en la parte trasera (fácilmente accesible), cámara con un objetivo estabilizado con luminosidad f/1.8, y un diseño bastante logrado en el que se incluye la resistencia al agua.

A nuestro juicio el problema de este teléfono está en su precio: los 959 euros nos parecen excesivos. Aunque, eso sí, los que busquen un teléfono de gama alta con Android y actualizaciones garantizadas durante tres años, probablemente no vean esta cifra como un obstáculo insalvable.

Fuente: La Vangardia