La TDT tiene la vida asegurada hasta el 2030

02/02/2017

La UE acuerda 'proteger' la tele digital terrestre, ante la presión de la telefonía móvil por 'ocupar' más frecuencias de emisión.

Los más de mil canales de televisión digital terrestre (TDT) de ámbito estatal, autonómico y local que emiten en España respiran tranquilos: tienen la vida asegurada hasta, como mínimo, el año 2030. Y este ‘seguro de vida’ se lo ha concedido un acuerdo De Comisión, Parlamento y Consejo de Europa para repartir el limitado espectro radiofónico entre los interesados en explotarlo comercialmente: por un lado, los operadores de la TDT y, por el otro, las nuevas y cada vez más poderosas operadoras de telecomunicaciones, que buscan más y más terreno para sus imparables servicios inalámbricos de internet y telefonía móvil.

Es el futuro (inmediato), y no se puede parar. La creciente demanda de servicios inalámbricos de banda ancha, ante el impresionante crecimiento del tráfico de datos móviles, es una presión irresistible, y no queda más remedio que saciar su necesidad de más espectro radioeléctrico.

Así, en la trascendental reunión que se celebró en Bruselas el pasado 30 de enero se aprobó ceder la banda de frecuencia de 700 MHZ, que actualmente ocupa en su mayoría la TDT, a la banda ancha inalámbrica. Sí, la tele convencional vuelve a ceder espacio de emisión, pero al menos hay un compromiso firme de que no perderán más: Bruselas asegura que los servicios de radiodifusión, como la tele digital, mantendrán su prioridad en la banda inferior a 700 MHz (de 470 a 694 MHz), al menos hasta 2030 y en función de las necesidades de casa Estado miembro.

 

 

Este compromiso es como agua de mayo para la TDT, que veían su futuro muy 'estrecho y comprimido'. Por eso, la asociación Televisión Abierta, que agrupa a los principales agentes de la TDT en España, valoró "muy positivamente" el acuerdo.

 

"HORIZONTE RAZONABLE"

Para esta asociación, en la que participan teles privada (UTECA), autonómicas (FORTA), usuarios (AUC e ICmedia), operadores de red (Cellnex y UNIRED), productores (FAPAE y PATE), la Academia de TV, sindicatos (CCOO y FeSP), industria electrónica (Televés, TRYO y ALCAD) e instaladoras de telecomunicaciones (FENITEL), se trata de una solución "equilibrada" que permite a la industria móvil disponer de esta banda "en un horizonte temporal razonable" y, a la vez, "dota de seguridad jurídica a largo plazo" a la industria de la televisión. Esto permitirá “acometer la inversiones requeridas por el segundo Dividendo Digital –apunta Televisión Abierta-, y el cumplimiento de los objetivos nacionales y europeos de política audiovisual, tales como la cohesión social, el pluralismo de medios y la diversidad cultural".

Con esta cesión de frecuencias se busca impulsar el desarrollo de las telecomunicaciones del futuro: el esperado 5G, tecnología capaz de descargas de hasta 10 gigas por segundo. Y este brutal salto para las conexiones inalámbricas deberá estar listo en todos los países de la UE antes del 30 de junio de 2020.

Es decir, antes de esa fecha, habrá otra mudanza de canales de TDT (segundo dividendo digital). Cabe recordar que en España ya hubo un primer dividendo digital en marzo del 2015, que obligó a todos los usuarios a resintonizar sus televisores. Y aunque el Gobierno español aún no ha dado fechas para esta segunda mudanza (en un principio, señaló mediados del 2017. algo improbable), Bruselas exige que sea antes de tres años. Eso sí, permite a los Estados miembros retrasar esta asignación, por causas justificables, hasta el 2022.

PROCESO "NO DISRUPTIVO"

Tras el acuerdo (que será sometido a la aprobación final del pleno del Parlamento Europeo en marzo), cada uno de los Estados miembros deberá definir su 'hoja de ruta' para su implantación. Por eso, Televisión Abierta reclama que el proceso en España sea "no disruptivo" y "tenga el menor impacto y coste económico tanto para los ciudadanos como para los distintos agentes afectados".

Asimismo, exige al Gobierno que se establezcan "los mecanismos legales adecuados" para que parte de los fondos obtenidos por la adjudicación a los operadores de servicios de telefonía móvil del espectro de la banda 700 MHz que ahora ocupa la TDT "sean consignados para compensar los costes de los ciudadanos y agentes afectados por la migración forzada de los servicios TDT de la banda 700 MHz".